Ante todo, la compra de la moneda Tiberius constituye una venta final del metal al propietario del token. El token en sí mismo es un documento de identificación que identifica al respectivo metal bajo un certificado global para beneficio del propietario del token. Price Waterhouse Coopers audita el inventario cada trimestre.

Además de la gestión de recursos de Tiberius, se contrata una empresa regulada de FINMA para gestionar las existencias basándose en el contrato de gestión de activos. 

Did this answer your question?